Ora et Labora

Jesús, Tu has dicho:

"Tengan fe en Dios. porque yo les aseguro que si alguien dice a esta montaña: Retírate de ahí y arrójate al mar,sin vacilar en su interior, sino creyendo que sucederá lo que dice,lo conseguirá. Por eso les digo: Cuando pidan algo en la oración, crean que ya lo tienen y lo conseguirán.". Mc 11.23-24

“Y yo os digo: pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. Lc 11, 9

"También les aseguro que si dos de ustedes se unen en la tierra para pedir algo, mi Padre que está en el cielo se lo concederá. Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos". Mt 18, 19-20

"Lo que pidáis al Padre os lo dará en mi nombre". Jn.16,23

"Si permanecéis en mi, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis". Jn 15,7

"Jesús agregó: «Supongamos que alguno de ustedes tiene un amigo y recurre a él a medianoche, para decirle: “Amigo, préstame tres panes, porque uno de mis amigos llegó de viaje y no tengo nada que ofrecerle”, y desde adentro él le responde: “No me fastidies; ahora la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme para dártelos”. Yo les aseguro que aunque él no se levante para dárselos por ser su amigo, se levantará al menos a causa de su insistencia y le dará todo lo necesario". Lc 11, 5-8

"En aquel tiempo saliendo de Genesaret, Jesús se retiró hacia la región de Tiro y de Sidón. En esto, una mujer cananea, que había salido de aquel territorio, gritaba diciendo: «¡Ten piedad de mí, Señor, hijo de David! Mi hija está malamente endemoniada». Pero Él no le respondió palabra. Sus discípulos, acercándose, le rogaban: «Concédeselo, que viene gritando detrás de nosotros». Respondió Él: «No he sido enviado más que a las ovejas perdidas de la casa de Israel». Ella, no obstante, vino a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!» Él respondió: «No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos». «Sí, Señor - repuso ella -, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos». Entonces Jesús le respondió: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas». Y desde aquel momento quedó curada su hija". Mt 15, 21-28

María del Rosario de San Nicolás nos dice:

8-7-1988. Mensaje 1458: "Veo a la Santísima Virgen. Me dice: Gladys, muchos se preguntarán de mi insistente pedido de oración. Te diré: La oración, ayuda al cristiano a meditar, lo saca de la prisa con que anda por el mundo y lo hace ir de prisa hacia Dios. Hace que profundice en el corazón y lo detiene en Dios, para que pueda escuchar a Dios. En la oración, el sediento de Dios, apaga su sed; el débil se fortalece y el orgulloso se vuelve humilde. Es que en la oración el alma se pone en presencia de Dios. Deben mis hijos crecer en oración y crecerán así en amor a Dios. Amén, amén."